include
 
New Page 1

Menu
Menu
Unidos en la Visión del Reino | Por Salvador Zapeta

Unidos en la Visión del Reino a Través del Servicio
 
Nuestra Convención de Iglesias Bautistas de Guatemala cumplió 70 años de vida sirviendo en nuestro país, y las primeras iglesias 71 años. Se ha predicado el Evangelio Transformador de Jesús que ha cambiado la vida de miles de personas quienes han adquirido una nueva manera de ser y una nueva actitud frente a la vida. En muchos casos, el Evangelio también ha servido y contribuido a la formación integral de las personas a través de la fundación de Escuelas que ofrecen educación, clínicas y jornadas médicas al servicio de la salud, becas para estudiantes que necesitan avanzar en su preparación académica, enseñanza de valores en las escuelas, alimento a los más necesitados, y presencia ante situaciones de desastres naturales.

Otras iglesias han ofrecido sus instalaciones para que allí funcionen Institutos de Educación Básica por Cooperativa y Escuelas de Mecanografía como lo hace la Iglesia Bautista Central de Pocolá, Carchá, Alta Verapaz. Y hace 22 años las Iglesia Bautistas de la Región del Lago, junto con la Iglesia de Wooddale, Minnesota, construyen varias casas por año que dignifican la vida familiar, además han fundado tres Bibliotecas Populares, siete Centros de Computación, varios Sistemas de Purificación de Agua que funcionan en las Escuelas Públicas. Estos son solo algunos ejemplos que muestra la incidencia de las iglesias de la CIBG a lo largo de sus 70 años, que sin lugar a dudas ha contribuido con muchas otras acciones concretas que favorecen a la población de manera integral.

Mt. 18.1-11 narra la historia de los discípulos que estaban muy preocupados en ¿Quién sería el más importante en el Reino de los cielos? Esta pregunta manifiesta la intención del corazón de estos discípulos, que a pesar de haber estado ya algún tiempo con Jesús, todavía no entendían los valores del Reino.

Aún eran egoístas y materialistas pensando en ellos mismos. Jesús los escucha y sabe que ellos deben seguir aprendiendo, ya que su Reino es diferente al reino de los hombres.

EL Reino de los cielos es un sistema distinto, pues no tiene nada que ver con privilegios, estatus, poder sobre otros, y perpetuidad en algún beneficio como sí pasa en el reino del hombre. Pero el Reino donde Jesús es Rey y Señor, Él es quien tiene la autoridad y ha dado ejemplo e instrucción clara: “Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos”.
 
(Mt. 20.26-28). Esta es la visión del Reino que como CIBG no debemos perder de vista y nuestra obligación es tener cuidado en buscar las migajas del “poder de la vanagloria y de la inmadurez” que es pobre, reducida, triste e inútil.

La visión del Reino que Jesús nos propone es un Reino que no solo está en los cielos sino también se concretiza aquí en la tierra, así como él mismo lo dijo en su enseñanza de cómo debiéramos orar: “Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (Mt. 6.10). Razón por la cual, nosotros como CIBG debemos tener muy en claro que nuestra visión del Reino, es anunciar la Buena Noticia a través de nuestras palabras y de nuestras acciones que inciden en este mundo. El evangelio transformador de Jesús repercute en todos los ámbitos de la vida, no solo en las cuatro paredes del templo donde muchas veces se está tan cómodo y tan bien escondido, que los de afuera, que viven a pocos metros, no conocen o conocen muy poco el evangelio integral de Jesús.


Toda la Biblia nos enseña que el Reino de Dios es transformación de las personas en nuevas relaciones morales, sociales, económicas, políticas, de justicia, de paz, de amor y de solidaridad con el prójimo. Es por eso que la visión del Reino es servicio. Frente a la pregunta de los discípulos de Jesús: ¿Quién es el más importante en el Reino de los cielos? Él los confronta colocando a un niño en medio de ellos diciéndoles que para pertenecer al Reino de los cielos, se debe ser como niño que es humilde. Jesús enseña que los dueños del Reino son los humildes de actitud, los que no tienen nada, los que sufren, los vulnerables, los que creen, es decir, las personas que necesitan ser restauradas de manera integral, espiritual, material, física, emocional y psicológica, porque el evangelio de Jesús tiene poder para una nueva vida.

El Reino se manifiesta a través de la iglesia y nuestra visión es servir adentro y afuera de la iglesia y del templo para que las personas vean y glorifiquen al Señor, “Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo” (Mt. 5.16). Nuestra visión del Reino es servicio hacia todas las direcciones y en todas las formas.

 
 
  Volver al BLOG
 
 
 



Convención de Iglesias Bautistas de Guatemala | © Copyrights 1996-2022by   Xentra.com